Auditores estatales

El día de hoy periódico Reforma recupera una declaración del Auditor Superior de Federación hecha la semana pasada en la que alerta sobre los riesgos de minar la autonomía de los órganos estatales de fiscalización. La preocupación del Auditor se origina en los intentos de algunos gobernadores por imponer nuevos titulares “a modo”. Es decir, sin tener que modificar las normas, se estaría buscando fiscalizadores menos autónomos y, por tanto, con menos incentivos a trabajar con el mandato de vigilar el uso correcto de los recursos públicos y el desempeño cabal de las responsabilidades de funcionarios y dependencias de los gobiernos estatales.

Autonomía plena y capacidades institucionales para hacer su trabajo son condiciones esenciales para que las auditorías estatales sirvan como agentes para que los gobiernos rindan cuentas. Como se ha documento recientemente (véase Ríos y Cejudo,  “La rendición de cuentas en los gobiernos estatales”), uno de los eslabones débiles en el régimen de rendición de cuentas en los estados es precisamente la disociación entre incentivos y capacidades: hay órganos de fiscalización razonablemente autónomos en la ley, pero sin capacidades administrativas para realizar su labor con eficacia; y, en el otro extremo, hay órganos con fortaleza institucional, pero sin garantías de autonomía. En ambos casos, el resultado es un gobierno estatal que no es sujeto a ejercicios de fiscalización efectivos, un congreso sin información útil para ejercer su función de control y ciudadanos sin posibilidad de saber que sus gobiernos están bien vigilados.

La práctica sin embargo, parece no ser tan nueva. El mismo diario documentó a finales de 2009 (“Los dueños del presupuesto“, 1/11/2009) que buena parte de los auditores estatales han tenido vínculos laborales con los gobernadores que deben vigilar. Puede suponerse que ésta es una de las formas en que las reformas legales que han buscado dar mayor independencia a la labor fiscalizadora pueden ser socavadas.

Esto es un recordatorio de que las normas suelen ser un buen inicio, pero que deben estar acompañadas por decisiones deliberadas para asegurar su cumplimiento –sobre este tema puede encontrase más información aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s